El blog es un arma muy potente para conectar con clientes potenciales y construir marca. Pero como todo arma, necesita munición. Mucha y muy buena munición, porque en Internet existe una auténtica guerra de contenidos.

¿Quieres saber cómo escribir un post que conquiste a tu audiencia y derroten a tu competencia en las páginas de resultados? ¡Lee este artículo hasta el final y entra en acción!

¿Qué hace que un post sea perfecto?

Para mí, un post es extraordinario cuando cumple tres condiciones:

  1. Desarrolla un tema en profundidad.
  2. Es agradable de ver y de leer.
  3. Está optimizado para SEO. 

Efectivamente: mezclo criterios de redacción y lectura con criterios técnicos. Lo hago así porque en Internet se escribe para una doble audiencia: usuarios y motores de búsqueda.

Escribir un gran artículo no es suficiente. Si solo piensas en los usuarios o en Google, estarás desperdiciando oportunidades. El “arte” de escribir en Internet consiste en crear contenidos equilibrados para estos dos públicos.

En este artículo encontrarás 18 consejos para escribir el post perfecto. Para que sean más fáciles de aplicar, los he repartido en 3 categorías: planificación, redacción y maquetación. ¡Vamos con ellos!

Planificación

Conoce a tu audiencia

¿Cuál es el perfil de tu lector? ¿Qué información busca? ¿Cómo puedes ayudarle? ¿Con qué formato de artículo está más cómodo? ¿Entiende el vocabulario especializado?

Dedicar tiempo a responder estas preguntas ayuda a enfocar la estrategia del blog y a ahorrar tiempo y esfuerzo. Esto último es muy importante, porque los resultados de un blog no se suelen ver hasta el medio o largo plazo.

Elige un tema nuevo en tu blog

No importa que haya otras webs hablando de ese tema, porque si preparas un buen contenido, podrás competir con ellas. Y en cualquier caso, un buen post siempre gustará a tus lectores.

El problema surge cuando escribes sobre algo que ya existe en tu propia web.

Imagina que un portal sobre nutrición tiene el artículo “Guía para llevar una dieta vegana” y publica otro: “Qué alimentos comer si eres vegano”. Son dos posts hablando de lo mismo o, como se dice en SEO, tratando de resolver la misma intención de búsqueda.

El lío que se forma también es doble:

  • El usuario queda obligado a visitar dos páginas para obtener toda la información.
  • Google no sabe qué página mostrar en los resultados de búsqueda. Su solución salomónica suele ser mostrar una y «enterrar» la otra.

A este problema de dos o más páginas tratando de resolver la misma intención de búsqueda se le llama canibalización SEO, y puede lastrar la visibilidad de tu sitio web.

Antes de sentarte a redactar un nuevo contenido, asegúrate que es muy diferente a lo que ya tienes publicado.

Por supuesto, las series de post con recopilaciones están prohibidas. Nada de “Las mejores películas de superhéroes I, II, III…”. Es mejor concentrar toda la información en una misma entrada.

Selecciona las palabras clave

Los buscadores no dejan de ser robots con limitaciones, y las palabras clave les ayudan a entender y clasificar contenidos. Cuantas más palabras clave relacionadas utilices, mejor entenderán los buscadores de qué trata tu post.

Una buena práctica es hacer un estudio de palabras clave o keyword research antes de empezar a escribir.

  • Estudia qué palabras clave utilizan los artículos mejor posicionados.
  • Anota las sugerencias de Google al buscar la palabra clave (aparecen abajo).
  • Usa herramientas de palabras clave: Ubbersuggest, Keyword Shitter, SemRush…
18 claves para escribir el post perfecto 🏆 Haga clic para Tweet

Desarrolla el tema en profundidad

Plasma todo lo que sabes: demuéstrale al lector que después de leer tu artículo no necesitará informarse en ninguna otra página.

¿Y qué pasa si no lo sabes “todo”? Nada, porque siempre podrás editar tu post y ampliarlo.

Hay estudios que correlacionan textos más largos con un mejor posicionamiento SEO. Suelen hablar de un mínimo de palabras. Yo personalmente ignoro las cifras y me centro en crear buen contenido.

Redacción

Escribe un titular con gancho

El titular del post es la primera oportunidad para seducir a tus usuarios. Muchos se toparán con tu artículo mientras navegan por una red social o buscan en Google. Si ven un título sugerente, harán clic y te visitarán.

Estos tres consejos te ayudarán a redactar mejores titulares para tus posts:

  • Potencia el beneficio que conlleva leer tu post. En lugar de “Consejos para mejorar tus anuncios en Google Ads”, “Consejos para multiplicar tus resultados en Google Ads”.
  • Utiliza números (“Los 10 mejores hoteles de París”) o habla de guías y consejos (“La guía definitiva sobre el pastor alemán”, “Consejos para volver a ser feliz tras una ruptura amorosa”)
  • No tengas miedo de utilizar un titular largo. Lo importante es no dejar indiferente al lector.

Y si no estás muy inspirado, siempre puedes hacer diferentes búsquedas en Google y anotar qué titulares utilizan los primeros resultados.

Mantén un vocabulario sencillo

Tu objetivo no debería ser que tus artículos sean leídos, sino que sean entendidos. Al emplear un vocabulario natural facilitas la lectura de más usuarios y evitas que tengan que detenerse a busca qué significa algo.

Los tecnicismos no son malos, pero hay que utilizarlos como un complemento y no como una exhibición de sapiencia.

Trabaja con párrafos cortos

Piensa en la página de un periódico impreso: una foto, un titular… y un chorro de párrafos que no parece tener fin. A muchos lectores les echa para atrás encontrarse ante una avalancha de texto, así que solo leen “la letra gorda” y pasan de página.

Aunque tu publicación sea digital, los párrafos largos también pueden provocar el abandono de tus lectores. Y aún más en dispositivos móviles, en los que el tamaño del párrafo suele duplicarse.

Pero la solución es sencilla: trabajar con una extensión máxima que garantice párrafos breves y “agradables de ver”. En mi caso, yo trabajo en Google Docs y procuro que mis párrafos no ocupen más de 3 líneas.

Cómo maquetar párrafos

Utiliza encabezados

Los encabezados sirven para dividir un contenido en apartados más pequeños y agilizar la lectura. También ayudan a los buscadores a establecer relaciones entre conceptos.

Introducimos los encabezados a través de etiquetas HTML <h> que van numeradas  del 1 al 6: <h1> es más importante que <h2>, que es más importante que <h3>… Lo entenderás mejor con este ejemplo para un artículo sobre bonsáis:

<h1>Guía de cuidados para tu bonsái</h1>
<h2>Riego del bonsái</h2>
<h3>Cómo regar un bonsái</h3>
<h3>Cuándo regar un bonsái</h3>
<h2>Abonos para bonsái<h2>

Como habrás adivinado, estructurar tu post en apartados te ayuda a repartir mejor las palabras clave. No obstante, el uso de encabezados es algo personal. Puedes encontrar dos artículos que hablen del mismo tema y estén estructurados de forma diferente.

Utiliza un solo encabezado h1 por página. Algunos CMS como WordPress asignan un h1 automático al título de la entrada.

También te interesará saber que Google puede utilizar los encabezados para enlazar apartados concretos del artículo desde el resultado de búsqueda. Esto favorece que más usuarios hagan clic en tu artículo.

Resume con negritas

Las negritas son útiles para resumir las ideas principales de cada apartado del post.

Idealmente, si una persona leyese tu post por encima, debería poder quedarse con las ideas principales leyendo solamente los fragmentos en negrita.

Este recurso es de libre uso. A mí personalmente no me gusta ver párrafos demasiado “manchados” de negrita, porque sé que no todo es igual de importante.

Enlaza contenidos relacionados

Los enlaces mejoran tu blog de tres formas:

  1. Amplían la experiencia de lectura. Permiten al lector seguir aprendiendo (o entreteniéndose) a través de contenidos relacionados.
  2. Aportan un valor diferencial. Ayudan a crear una experiencia de navegación única.
  3. Mejoran el tiempo de permanencia y la tasa de rebote, dos indicadores claves del rendimiento de tu sitio web.

Si no lo has hecho ya, incluye en todos tus artículos enlaces internos (a otras páginas de tu sitio web) o externos (a otros sitios web relevantes). No hay una cifra mínima: siempre es mejor calidad que cantidad.

Imprime tu personalidad

Un error frecuente entre los redactores novatos es escribir textos tan neutros y asépticos que parecen hechos por una inteligencia artificial.

Algunas piezas exigen un tono estrictamente informativo, pero si trabajas un blog personal, desarrollar un estilo de comunicación propio te ayudará a que tu audiencia te reconozca (“esto lo ha escrito X, seguro”) y te recuerde mejor.

No tengas miedo de intercalar frases hechas e incluso bromas. Y por supuesto, atrévete a publicar contenidos más allá de lo didáctico: ideas y opiniones que demuestren a tus lectores qué piensas y sientes.

Añade datos estructurados

Asegúrate de que los buscadores entienden el contenido que has creado añadiendo datos estructurados. Utilizar determinados marcados de datos puede cambiar la apariencia de tu artículo en Google e incrementar tu tráfico orgánico.

Maquetación

Incluye una tabla de contenidos

Este es un elemento muy básico y muy útil que debemos considerar a la hora de plantearnos cómo maquetar un post.

Una tabla de contenidos es un índice del artículo con enlaces a sus encabezados más relevantes. Habrás visto una al empezar a leer este post, pero por si ya no te acuerdas, aquí te dejo otra:

Tabla de contenidosLa tabla de contenidos se sitúa al comienzo del post para dar una visión general del contenido y facilitar la navegación hasta apartados concretos. Esto último mejora la experiencia de usuario en artículos largos.

Puedes crear tus tablas de contenidos manualmente, pero yo prefiero automatizarlas mediante el plugin gratuito de WordPress Table of contents plus.

Diseña una imagen destacada potente

La imagen destacada, también llamada featured image, es la que aparece en la cabecera del post. También se ve en miniatura cuando alguien comparte tu artículo.

Yo siempre defiendo que un post perfecto también proporciona una experiencia estética. Por eso te propongo que impresiones a tus lectores desde el primer momento con una buena imagen destacada.

Tienes dos formas de diseñar la imagen principal de tu post:

  • Con imágenes vectoriales. Estas ilustraciones son fáciles de editar y aportan mucha frescura. Puedes encontrar vectores gratuitos en Freepik.
  • Con una fotografía. Aquí tendrás un trabajo extra: encontrar una foto que encaje con el contenido de tu post. En Pixabay tienes miles de fotos gratis.

Podrás trabajar ambos tipos de imágenes desde GIMP, o Krita, dos programas gratuitos de edición de imagen.

Editor de imágenes GIMP

Crea elementos separadores

La maquetación de un post implica trabajar y crear espacios entre párrafos. Yo llamo elementos separadores a los recursos visuales que ayudan a romper la monotonía párrafo-párrafo-párrafo. Estos elementos son:

  • Listas y citas.
  • Imágenes relacionadas con el contenido.
  • Textos destacados.
  • Cajas de colores.
  • Cajas de click to tweet.

Aunque son elementos muy diferentes, todos cumplen la misma función: separar los bloques de texto creando espacios para que el ojo “descanse” durante la lectura del post.

Este texto destacado está hecho con CSS

Optimiza todas las imágenes

Esta recomendación es básica a la hora de crear cualquier contenido digital, pero solo te la recuerdo por si acaso.

  • Ten en cuenta el tamaño máximo al que se mostrará cada imagen. No uses una foto de 2000 x 2000 px si, como mucho, se visualizará a 500 x 500 px. Solo conseguirás que la página cargue más despacio.
  • Reduce su peso sin que pierdan calidad. Puedes utilizar TinyJPG y, si usas WordPress, el plugin gratuito Smush.

Inserta una caja de autor

Este sencillo recurso aporta credibilidad (muestra “la cara” que hay detrás del artículo) y permite conectar con la audiencia en redes sociales. Es un complemento tan útil y discreto que no debería faltar en ningún blog.

Muchos CMS insertan automáticamente la caja de autor al final del post. Si utilizas WordPress y no te aparece una, prueba con Simple author box.

Caja de autor

Incluye botones de compartir

Los botones de compartir permiten a tus lectores viralizar tus contenidos en redes sociales. ¿Aún no los estás utilizando?

Yo los he implementado en mis artículos a través del plugin Easy Social Share Buttons. Es de pago, pero da muchas opciones de personalización y tiene un soporte rápido.

Elijas el plugin que elijas, ten en cuenta estas dos cosas:

  1. Los botones deben ser visibles en todo momento, sin necesidad de hacer scroll.
  2. Incluye solo una selección de redes sociales. No entorpezcas la acción de compartir obligando al usuario a elegir entre 12 botones distintos.

Botones de compartir

Conclusiones

Escribir el post perfecto requiere conocimientos en áreas muy diversas y que van más allá del tema del propio artículo. ¿Debe esto suponer un freno a la hora de publicar? Para nada.

A bloguear se aprende blogueando. Disfruta escribiendo y date tiempo para perfeccionar tu estilo, aprender técnicas de SEO o mejorar tus habilidades de maquetación.

Como dijo Salvador Dalí: «No tengas miedo de la perfección. Nunca la alcanzarás».